Iglesia de San Cosme y San Damián

Pablo 23 octubre, 2014 0


iglesia-de-san-cosme-y-san-damian_2413301

Descubramos ahora una de las joyas desconocidas de la ciudad de Burgos: la Iglesia de San Cosme y San Damián. Construida al lado izquierdo del río Arlanzón en el siglo XVI, se encuentra a las afueras del casco antiguo y centro medieval de la ciudad.

Esta singular Iglesia posee un peculiar estilo que no llega a ser gótico puro, sino que posee también rasgos renacentistas. Su nombre procede de los dos mártires, San Cosme y San Damián, que guardan su entrada en la magnífica portada plateresca, obra de Juan de Vallejo. Esta es la única parte del exterior de la Iglesia que posee más decoración. El resto es algo más sobrio. Pero antes de introducirnos en el interior del edificio, observemos la torre de estilo barroco clasicista.

Los retablos son sin duda el secreto del interior del templo. Entre todos ellos de estilos renacentistas y barrocos destacan, sobretodo, el Retablo Mayor y el Retablo de la Nave del Evangelio. Algunos de ellos se los debemos a afamados artistas flamencos.

El Retablo Mayor, realizado en el siglo XVII, es un vistoso conjunto barroco, dorado y policromado. Por su parte, el Retablo de la Nave del Evangelio fue realizado a finales del siglo XVI en estilo renacentista romanista y en madera dorada y policromada.

 

Destacan también los sepulcros de conocidos personajes burgaleses, como Cristóbal de Andino y su esposa, y una sillería de estilo renacentista procedente de la Antigua Abadía de San Quirce.

 

Se han producido reformas en los últimos años para la conservación del Retablo Mayor y el de la Nave del Evangelio, que nos invitan a conocer más el original de este magnífico templo.